viernes, noviembre 21, 2008

Juego

Cantidad de jugadores: 2 o 3

Reglas: Se tiran los dados para determinar quién empieza. El primer jugador dice una palabra cualquiera. El jugador de su derecha debe ahora decir una palabra que juzgue adecuada para continuar la oración. El siguiente jugador hace lo mismo y así sucesivamente hasta que la frase, párrafo o libro parezca terminado.

Advertencias:

1) Para que las frases tenga sentido hace falta que los jugadores no cedan a la tentación de usar palabras determinantes en cada turno. A veces hace falta poner un “con”, un “y” un “para”, un “un”…

2) La locura que te aporta este juego puede hacer que todo lo demás parezca vano y sin sentido.

3) En su turno los jugadores podrán colocar cualquier signo de puntuación, antes y/o después de la palabra.

***

Antes de largarse a jugar alegremente en los comentarios, los invito a leer los que hicimos Quielo y yo. El lector más sagaz podrá leer, entre palabra y palabra, cierta tensión homo erótica:


- Tampoco olvidaremos su hospitalidad cuando, agotados, nos dispongamos a vapulear choferes muertos.



- Hoy presencié un hecho que merece ser catalogado de “bastante recurrente”: una ballena violeta y amarilla en Choele Choel masticaba su droga sin vergüenza ni pudor.



- El único ministerio susceptible a la intransigencia es el de salud.



- Repensar ciertas recurrentes patologías del organismo dominante implica meter inodoros parcialmente en la única e increíble usina desmontable.



- Vomitar en otoño es una sintomatología de nostalgia.



-Claxon ruidoso irrumpió en el infinito comedor diario. Su ruidoso claxon interceptó ondas sonoras de dudosa procedencia. ¡Vaya uno a saber cuántos amperes emitía claxon sin siquiera esforzarse! Pronto olvidaremos aquella triste y gris y amarilla noche de abril.



- “Ciertamente estacionaste de costado”, dijo ella, inspeccionando su cutícula. Violentamente tomó un cactus de peluche y lo empezó a introducir en el estuche de ella, sin advertir la tremenda implicancia moral del acto. Al cuarto día, ella repitió su fechoría pero esta vez metió el cactus de peluche en un pequeño y brilloso sombrero. Él, sin decir nada, empezó a llorar. Esto que cuento nunca volverá a pasar.



- Con desinterés fingido, Emanuel comenzó a morirse. Nunca había nadado en un mar. Tampoco había comido pan ni tomado un vino. De haber llevado otra vida, habría muerto más viejo, pero Emanuel moría sin amigos, sin dinero, sin paraguas. Y moría una mariposita. La tristeza apabullante atravesó, devastadora, mil veces el cuerpo maltrecho de Emanuel.



- Cada domingo, sábado y tercer jueves de octubre los paraguayos de Flores visitan Chacarita. Esto no debe confundirse con el intercambio comunitario que suelen hacer, no sin cierta culpa, los mismos paraguayos cada miércoles, jueves y segundo lunes de octubre, con sus vecinos y camaradas de Boedo.

55 comentarios:

Mateo dijo...

Una

jaqueca comunal dijo...

flauta

vicki dijo...

barroca

jaqueca comunal dijo...

suele

vina apsara dijo...

perderse

Boy dijo...

entre

Arielita Barcos dijo...

nuestras

jaqueca comunal dijo...

empleadas

vina apsara dijo...

. Hoy

vicki dijo...

supimos

Arielita Barcos dijo...

más:

Mateo dijo...

La

la avispa sin alas dijo...

única

tazelaar dijo...

referencia

fingouville@hotmail.com dijo...

repetida

Mateo dijo...

era

jaqueca comunal dijo...

, desde

quelindalluvia dijo...

marzo,

Arielita Barcos dijo...

¡prohibida!

jaqueca comunal dijo...

¡Qué

la avispa sin alas dijo...

juego

Mateo dijo...

más

jaqueca comunal dijo...

desinhibido

Anónimo dijo...

. Anónimo.

Arielita Barcos dijo...

¿Otra

jaqueca comunal dijo...

exclamación

quelindalluvia dijo...

soez?

jaqueca comunal dijo...

Firmemos

Mateo dijo...

Mateo

Anónimo dijo...

ano nimio

la avispa sin alas dijo...

vicki

Anónimo dijo...

medio que se corto el chorro?

Anónimo dijo...

uno que es medio chorro me cortó

jaqueca comunal dijo...

se cortó o lo cortaste?
habían reglas
invierno Europa

jaqueca comunal dijo...

sin ánimo ni anónimo de crear discordia, Concordia

Mateo dijo...

Vos lo único que creás es unos cuentos muy copantes, cara de Mikel.

Anónimo dijo...

el arpa es un instrumento que esta a 6 kilómetros de alguna cosa

Arielita Barcos dijo...

Casi

Mateo dijo...

ante

quelindalluvia dijo...

su

Arielita Barcos dijo...

quijada

Mateo dijo...

, sintió

quelindalluvia dijo...

pavura

Arielita Barcos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Arielita Barcos dijo...

.¡Oh,

Arielita Barcos dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Mateo dijo...

cómo

quelindalluvia dijo...

bajan

Arielita Barcos dijo...

las

Mateo dijo...

quijadas!

quelindalluvia dijo...

Balancines

Arielita Barcos dijo...

zarpados

Arielita Barcos dijo...

pululaban

vina apsara dijo...

siempre

Anónimo dijo...

dando