lunes, julio 11, 2005

Natasha ernesto y yo

ernesto no miente. Esto irrita terriblemente a Natasha que siempre busca achacarle alguna falta para demostrar su superioridad moral. Yo no creo que la verdad sea necesariamente mejor que la mentira y le digo a Natasha que no se preocupe.

Natasha nos enroló a ernesto y a mí en un curso de ventriloquia sin decirnos nada. Como ernesto y yo no sabíamos, no fuimos a ninguna clase. A los tres meses ya no movíamos los labios para hablar. Un día, Natasha confesó que ella estaba detrás de todo y ernesto y yo nos reímos sonoramente con la cara seria y la boca cerrada.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

vos tenes la boca cerrada porque sos un chupapijas reprimido, por eso la tenes cerrada.

te cago a tompadas, puto.

tomas binder

Gugú dijo...

vivo para tus historias.

papaf dijo...

más mad mat

papaf dijo...

Uno de los tipos que hicieron el universo tenía las manos sucias, y lamentablemente ocurrió lo que tenía que ocurrir: un poco de fermentación.
En las estrellas no hubo problema porque la temperatura limpió todo. Pero en algunos recónditos lugares se dieron condiciones adversas y ahora andan tratando de arreglar lo que nunca debiera haber pasado. Unos aminoácidos en alguna corteza planetaria, hongos en una cadena de meteoritos… líquenes primarios a la sombra de un cráter... Los creadores van inspeccionando en sus platillos voladores y emitiendo expedientes para la corrección de estos desperfectos.
Hay un expediente en rojo, caratulado muy avanzado y urgente, porque una ameba o protozoario es mucha cosa pero la ciudad de Buenos Aires, y este Blog, ya es demasiado.

Mateo dijo...

Vos lo que estas diciendo es que aca algo huele a podrido.