miércoles, abril 05, 2006

La cambiante morfometría de ernesto

Durante la infancia y la adolescencia ernesto padeció una enfermedad muy extraña. Lo que pasaba era que su cuerpo crecía imperceptiblemente. Si uno lo miraba, no notaba el cambio, pero si se lo comparaba con fotos de años anteriores la diferencia era evidente. Natasha se preocupó y yo me preocupé también. Empezamos a medir su crecimiento. Lo hacíamos pararse contra la pared y dibujábamos una línea con lápiz a la altura de su cabeza. Así fuimos viendo como progresaba su afección.

Estábamos devastados. De a poco ernesto fue alcanzando se estatura y porte actual, que son los de un adulto promedio, y a Natasha y a mi nos parecía imposible que fuera el mismo ernesto que sostuvimos en brazos tan sólo dos décadas atrás. Nos juntábamos a llorar a escondidas porque ernesto no sabía que el era “distinto” y no queríamos que se enterara.

Pero un día ocurrió lo inevitable. Mientras cavábamos un pozo en el jardín para enterrar una planta que se había muerto, sin querer desenterramos un viejo álbum familiar en el que salía ernesto a los cinco años. Al ver las fotos quiso saber de quien se trataba y no pudimos mentirle. Al principio no quiso creernos, pero nuestras caras de pánico y vergüenza lo convencieron.

Después paso el tiempo y la vida se fue acomodando como se acomoda la vida cuando el tiempo pasa. Llegó un día en el que ya no pensábamos sobre el tema. Puede decirse que éramos felices, o por lo menos todo lo felices que pueden ser un monstruo y sus hermanos.

9 comentarios:

f dijo...

:)

+

:) + :):)

Hay una sola dijo...

Una de las cosas que más me gusta de Natasha, ernesto y yo es que se quieren y se aceptan en todas las circunstancias y que, más allá de su particularísima manera de evaluar los acontecimientos, lo que no es negociable es el impulso de involucrarse en ellos. Lo inevitable no son los hechos de la vida sino el modo de encararlos en bloques de uno, dos y tres.

tazelaar dijo...

que grade. es mortal, la enfermedad de ernest.

Anónimo dijo...

que noble es la literatura! mateo te falta vanidad, madame la letra asi te hago un tema.

Mateo dijo...

Eso, si. No tengo tu mail. MAndame un mail al mio. mateoingouville@gmail.com

papaf dijo...

no lo limites al usuario anónimo , Mat, mandale sesi o siete kilos de letras y que las ordene como quiera... si le sobran que me pase algunas para la sopa.

Mateo dijo...

Si m,al no me equivoqco se trata de Panchi y a panchi no le gusta la sopa.

Anónimo dijo...

y?

josephine dijo...

de casualidad paso por acá, no quiero decir quien soy, no se si este es el lugar para decirlo, pero no aguanto más, a mi me pasa lo mismo que a ernesto y ya no se como disimularlo.
(no me busquen)