lunes, mayo 25, 2009

Al final era todo un sueño

Una espada rompe mi bufanda a la mitad. “Qué pena”, pienso, pero enseguida me consuelo con la idea de usar las dos mitades para apoyar la pava en la mesa. Pero pronto recuerdo que yo llevaba esa bufanda puesta en el momento del corte, y que ahora soy una cabeza en el aire, cayendo.

Caigo sobre una montañita de arena que se infla y desinfla regularmente, como si respirara. Empiezo a caminar sin rumbo entre miles de montañitas idénticas. Alguien, un insecto diminuto, está caminando sin rumo entre los miles de pequeños granos de mi cara, que se inflan y desinflan dependiendo de la marea del pus subcutáneo. Distraído con el diminuto espejo, tropiezo y caigo.

Después caigo al revés y me gusta, porque ya no estoy de cara en el piso, sino parado. Comparto el entremés que venía escondiendo y me siento un poco mordido con cada bocado que le dan, como si yo mismo fuera la mitad de enero. Me pican las manos y me rasco las dos al mismo tiempo, una con la otra. Pero después intuyo que las manos me picarían aunque yo no estubiera ahí para sentirlo, y me cruzó de brazos. Tentado por el aroma, me acerco a una estatua. Pero no alcanzo a alcnzarla, porque en el camino me caigo al revés. Y me gusta, porque ya no estoy durmiendo, sino en pijama, y ya puedo empezar a fumar cigarrillos.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

No se preocupe,
toda publicación de un libro separa el cuerpo de la cabeza. Tome una de estas píldoras cada cuatro horas y vuelva a verme en una semana.

ah... y aca tiene la dirección de mi sobrina que teje bufandas muy lindas


Dr Papafrulo

jaqueca comunal dijo...

ah, era un sueño ¿no?

quelindalluvia dijo...

Se conoce que en los sueños te podés caer en todas las direcciones.

Me hizo darme cuenta que una buena forma de dejar de fumar es empezar a dormir. No que me interese...

¿Te dije que me parece que está buenisimo como la sintaxis que no explica nada y se transforma se parece mucho a un sueño
(Fernández, este viernes última funcion, 23.30 hs, no se la pierdan, gracias por el espacio, un beso)?

Anónimo dijo...

tengo dos cosas para decirte, matu:
1. espero que no haya sido la bufi que te hice yo...
2. como y cuando puedo comprar tu libro??

te mando un abrazo de petiza!
g.

Anónimo dijo...

relato de afiebrado.
son sensaciones de fiebre. viste?
taz

Andrea dijo...

eso. libros, queremos libros.
a mí damu me prestó el suyo, pero yo suelo marcar mis libros (con lápiz, no te preocupes) y no quiero discriminar al tuyo, por eso quiero seguir esperando. y mi amiga del laburo me pregunta todos los días cuándo sale el de ella.

muy bueno el cuento, de verdad, no sé de qué pasta estás hecho mat.

Andrea dijo...

mat, la mujer de mi papá conoce a tu mamá y a tu papá.

así que obviamente quiere leer tu libro, creo más que por chusma que por otra cosa, pero eso no importa.

HerNo dijo...

che, se consigue ese libro en rosario?

:agustinajazmín dijo...

veo un factor común entre los medios y tus desvaríos oníricos.

: dijo...

no recordaba haberlo leído. me gusta. chau.