viernes, enero 29, 2010

Si te percatás de que tenés dos manos derechas, te podés dar cuenta que estás soñando.

Voy a la cocina y agarro una naranja.
Apoyo una naranja en la mesa y la mesa se tiñe de naranja.
Apoyo una hoja de papel en la mesa y el papel se tiñe de naranja.
Con la mano derecha, apoyo la punta del lápiz en la hoja, y mi pelo se pone naranja.
Empiezo a dibujar una pera.
Con cada trazo que hago la naranja verdadera se va convirtiendo más y más en una pera.
Sigo dibujando hasta que se encuentra en un punto medio entre las dos frutas.
La exprimo y me hago un jugo de pera y naranja.
Pinto la mesa de blanco usando la misma mano que antes.
Voy a la cocina y agarro una naranja.
Agarro otra hoja.
Para evitar que la nueva naranja vuelva a teñir todo de naranja, antes de apoyarla en la mesa le pinto también de blanco.
Espero a que seque y empiezo a copiar la naranja blanca en la hoja.
Cuando siento un pique, levanto el lápiz de golpe.
La línea que hacía se escapa de la hoja y sigue la punta de mi lápiz en el aire.
Dibujo, en 3d, un corderito adentro de una caja.
El corderito se come la caja, la naranja y un libro, que aún no leí, sobre el cultivo de pasto Lolium perenne, también conocido como césped ballico o inglés.
Para evitar más destrozos dibujo un látigo y un banquito.
El cordero piensa que tengo un león y se escapa por la escalera de incendio que le voy dibujando yo.
Pero para dibujar la escalera uso la otra mano, la derecha.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Zoom. También empieza a emerger un pequeño cuerpito de zoom. Será, también, capítulo del próximo.

Hay una sola.

Eleanor dijo...

Tranquilamente una historia que, podria haber estado incluida en "Historias de Cronopios y de Famas", muy al estilo Cortazar. Te felicito! Un beso o 2!

jaqueca comunal dijo...

no me parece muy creíble que con una sola fruta te puedas hacer un jugo.

es genial que el corderito vea el látigo y el banquito y piense un león. (si dibujaras al león tendrías un problema mucho más grande)

victoria dijo...

Pero no entiendo. ¿Estabas soñando o no? Como sea, te olvidaste de dibujar una puerta para que el corderito no se te meta de nuevo.

Tomás en Shorts dijo...

posta q es tranquilizante. hermosa historia!

Virginie dijo...

la fruta podria llamarse peranja o naranera...

Anónimo dijo...

ingenioso y bien escrito
pero el ingenio no me deja ver el árbol

debe ser un árbol medio tímido y sensible, que de a ratos tira tinta de un color y de aratos de otro.

A la calidad ya la damos por sentada y la gozamos pero empezamos a ponernos críticos o cítricos o peras o esperanzados.

más! queremos ver más ... en la cantidad viene todo lo demas.

pf

Slaves & Bulldozers dijo...

Mat, me tome el atrevimiento de hacer y postear una ilustración basada en uno de sus cuentos, espero caballero, no le moleste.

breton dijo...

Muy bueno.

Muy distinto sería percatarse de tener dos orongas y darse cuenta que estas teniendo un sueño erótico en estereo.

¿Se puede decir eso acá?

Mateo dijo...

No.

:agustinajazmín dijo...

¿de veras tenes un libro sobre el cultivo de pasto inglés? a mí me revelaron el gran secreto en una clase de biología. pero no te lo puedo decir. como tampoco te puedo decir una frase para que se vaya el hipo porque si te la comento sin que estés afectado la eficiencia del remedio se hace trizas y eso sería arruinar años de tradición oral.

FRAN ORIVE dijo...

perdon que caiga tan tarde aca, pero malisimo que traten de cambiarle cosas como dibujar una puerta (!) o ponerle un nombre a la fruta (que aparte es malisimo. encima tiraste dos iguales). copado el cuento, muy genial.