lunes, setiembre 05, 2005

Claridad

A medida que me acercaba fui entendiendo la mancha marrón que avanzaba como un río esquivando árboles en una masa casi uniforme. Eran caballos. Unos segundos antes yo había saltado de un avión y el paracaídas ahora me fallaba. Los caballos atravesaron un arroyo angosto, un grupo de cinco o seis paró un momento a tomar agua. Había un caballo chiquito que iba más atrás y aprovechó la pausa para alcanzar a la manada. ¿Yo? Cada vez más cerca del planeta.

1 comentario:

der zorn gottes dijo...

mateo es uno de los grandes creadores de mundos que el argentino promedio puede encontrar, hoy en dia, en las bateas, cines, bibliotecas y pecés del país. y además lo hace todo con frases breves y precisas. y ve películas de john huston, claro.

(te quiero mucho mat)