lunes, setiembre 05, 2005

La pregunta

Se hizo diminuto, hasta entrar en una molécula de aire, y la miró caminando por la cornisa del edificio más alto de un pueblo grande. Ella no notó su presencia hasta que se soltó el pelo y el no pudo resistir la tentación de ser el viento que lo usaba de bandera. "Viniste" dijo ella con su voz natural. Un tercero habló desde la copa de un árbol. Ambos miraron y me vieron. "No" contestó ella al mismo tiempo que el contestaba que si. Supe entonces que los dos mentían.

3 comentarios:

tiantian dijo...

la mecánica cuantica no explica abolutamente nada, pero al menos nos da la tranqulidad de que nunca nadie lo va a entender

paula dijo...

ya se´!
es la primavera hablando con un campamento de invierno!

der zorn gottes dijo...

groso mono.