jueves, noviembre 10, 2005

La chica se salva

Ya eran después de las seis y Alonzo pensó en huir con el dinero. El no sabía que Felix había matado a los perros de la estancia para que no ladraran. Pensó en Paula. No podía llevarla en ese estado, tendría que dejarla. Una pena. Entró al cuarto pateando botellas y trató de levantarla del suelo, o al menos alejarla un poco del vomito. Pero después optó por abrir una ventana y dejarla donde estaba. Felix la mataría de cualquier manera.

Buscó las llaves del auto en el bolsillo del saco y avanzó hacia la puerta. Escuchó un motor pero los perros no ladraban. En el primer escalón de la escalera había un tuvo de plástico macizo y Alonzo no lo vio. Rodó escaleras abajo rompiéndose la cervical contra el filo del ultimo escalón.
Pasaron varios minutos y Alonzo hacía intentos desesperados por levantarse.

La puerta se abrió y Felix esbozó una sonrisa enorme al verlo en el suelo. Se acercó hasta casi tocarle la nariz con la punta de sus botas y dejó caer una línea de saliva larga y espesa que golpeó a Alonzo en la ceja y bajó hasta el ojo. Después, sin una palabra, prendió un cigarrillo y quebró la rodilla de Alonzo con el taco de su bota. alonzo gritó de dolor, pero enseguida se dio cuenta de que no sentía nada y pasó a la desesperación silenciosa.

Felix: ¿Paula?
Alonzo: A-a-arriba.
Felix: ¿No te duele?
Alonzo: No
Felix: ¿Está borracha?
Alonzo: (Sollozos)
Felix: Te pregunté si esta borracha, llorón.

Alonzo no pudo contestar y Felix le disparó tres tiros en la pierna izquierda. Gritó con los ojos muy abiertos y rojos. Las lagrimas y el escupitajo se confundieron en un único rió que bajaba por su cara. Enseguida apretó los labios fuertemente y siguió gritando con la garganta. Felix se agacho hasta estar muy cerca de su cara y le volvió a preguntar si Paula estaba borracha.

Alonzo: Est-está muerta… yo la maté.
Felix: Siempre supe que iba a enviudar joven. ¡Que piernas! Es una lastima su inclinación al alcohol y los parapléjicos de futuro incierto.

Alonzo levantó rápido la cabeza y alcanzó a morder la nariz de Felix. Un segundo después Felix disparó dos tiros en el estomago de Alonzo y se levantó dejando una línea de sangre que se mantuvo un instante quieta en el aire, y después llovió sobre la cara inmóvil de Alonzo.

15 comentarios:

Socram dijo...

Inigualable furia y traición. The low life. Siempre superandote.
Un fan

Mateo dijo...

Como dicen los canadienses de habla francesa: Merci.

Anónimo dijo...

mucho más lo dicen los francófonos de franco uso del frances en francia y los gallegos responden: merecida

fran

breton dijo...

heavy, casi casi que se siente el dolor.
salute

slaves&bulldozers dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
slaves&bulldozers dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
slaves&bulldozers dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
Mateo dijo...

¿No saludas?

slaves&bulldozers dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.
slaves&bulldozers dijo...

Su escrito es excelente... casi casi asfixiante. SIGA ASI.
P.D: borré los comments anteriores porque no le quiero llenar el blog de pelotudeces... sepa entender.

Gugú dijo...

me gusta mucho. si yo escribiera como vos, hubiera descrito mucho mas violento y cruel el encuentro entre felix y alonzo. hasta el punto de que me de asco y verguenza que se me ocurran cosas asi.

Mateo dijo...

Por ahi tu cabecita está más enfermita que la mia.

Gugú dijo...

maybe, pero nunca lo vamos a saber.

josephine dijo...

..en fin..sos una masa
i love youu

Mateo dijo...

seguro que le decis lo mismo a todas (sonrojado y riendo nerviosamente)