jueves, noviembre 17, 2005

Equidistante de todo

Un hombre sonríe. Mira fijo la pared y sonríe. Mira unos crayones y unos lápices desordenados sobre la mesa, y sigue sonriendo. Sin dejar de sonreír, mira unas botellas vacías alineadas contra la pared. Mira a sus hijos, que son diminutos y juegan con unos cubos amarillos, y sonríe. Mira la tapa de un libro, rojo el lomo con letras doradas, y sonríe aun. Sonriendo abre el libro y lee las palabras. Todas lo hacen sonreír. Sonríe mirando una mujer que sale de la ducha con una toalla atada a la cintura. Sonríe mirando sus propios pies que caminan. Abre la ventana y lo que ve lo hace sonreír. Le sonríe a su sonrisa en el espejo, y su reflejo le sonríe a cambio. Sonríe al tropezar con una maceta en el balcón. Sonríe al ver su mano que no llega a la baranda. El cielo, mientras cae, le provoca una sonrisa. Sonríe aun (sin saberlo) mientras le cubren la cara con la sabana.

7 comentarios:

Gini dijo...

era una filosofia de vida o era deforme y parecia que sonreia?

Gugú dijo...

pero Ateo! Qué lugares obscuros está ud. atravezando con sus narraciones lately-

Ame el titulo. Nunca más voy a usar la palabra indiferente. Ya no suena tan bien.

Socram dijo...

Murió de risa.

tazelaar dijo...

equidistante de todo. salvo del pavimento.

papaf dijo...

el típico boludo alegre

papaf dijo...

jajajajaja

me estoy riendo de mi propio comnetario...

¿qué... no se puede?

Mateo dijo...

vos podes hacer cualquier cosa uque te propongas.